Tips para calmar las rojeces de tu piel

Cuidar de la piel es algo muy importante para todos, pero es un tema fundamental para quienes tienen muy delicadas o sensibles, ya que con frecuencia les aparece rojeces que llegan a causarle picor y mucha molestia, haciendo que se sientan muy incómodos con esa situación.

Son muchos los factores que pueden causar las rojeces en tu piel, y si bien se tiene que determinar qué es lo que lo causa en tu caso, seguro estarás desesperad por encontrar una solución para que pueda calmarlo, que sea menos incómodo para ti.

Hay varias opciones para conseguir un alivio a tu situación, así que en este post te vamos a contar algunos tips para calmar las rojeces de tu piel, para que así logres calmar un poco esa molestia tan desagradable que sientes con ella.

Contents

Los mejores Tips para calmar las rojeces de tu piel

Los tips que vas a encontrar en los siguientes apartados, de seguro te ayudarán a calmar las rojeces de tu piel, así que ten en cuenta cada uno de ellos, para que puedas aliviar esta situación que seguro te ha molestado por tanto tiempo.

1.      Niacinamida

Una de las opciones más utilizadas para calmar las rojeces de la piel es la niacinamida, la cual es una forma de vitamina B3 y que es necesaria para que funcione correctamente los azúcares y grasas en el cuerpo, ya que estas son necesarias para que nuestras células se mantengan sanas.

Quienes utilizan niacinamida mayormente lo hacen para prevenir la deficiencia de vitamina B3 en el cuerpo, pero también para tratar condiciones como el acné, las rojeces y otras decoloraciones en la piel.

Muchas personas que no conocen de este producto se llegan a preguntar ¿para qué sirve la niacinamida?

Esto es algo totalmente válido porque su uso no corresponde exactamente al uso que tiene, ya que está diseñado para tratar la deficiencia de niacina, para tratar la pelagra, que es cuando no se presenta en una persona suficiente niacina, y con su uso no se genera rojeces en la piel, lo cual si sucede con el tratamiento de niacina.

El uso de la niacinamida puede ser oral o tópico, pero en cualquier caso es recomendable consultar con tu médico de confianza, para que así te dé las indicaciones más adecuadas acerca de este producto para tratar las rojeces de tu piel.

2.      Aloe vera y aceite de árbol de té

Para quienes buscan soluciones naturales para calmar las rojeces en su piel, una excelente opción es el aloe vera y el aceite de árbol de té, productos muy efectivos para eso, ya que el primero es un poderoso antioxidante, generador e hidratante.

Mientras que el segundo es un gran antiinflamatorio que previene las manchas rojas de tu piel, ideal para ti si sufres de acné para que cicatrice.

El uso de estos productos es sumamente sencillo, solo tendrás que tomar 2 cucharadas de aloe vera y 5 gotas de aceite de árbol de té, mezclarlo, y con eso crear una mascarilla que te colocarás por unos 30 minutos.

3.      Mascarilla de avena, miel, y leche

Otra opción que tienes para las rojeces de la piel es la mascarilla de avena, miel y leche, una excelente mezcla para hidratar la piel profundamente, ya que son productos que permiten combatir la sequedad de la piel, que es una de las cosas que causa las rojeces.

La avena es un alimento muy bueno para eliminar las rojeces y la irritación en la cara e igual la miel, además de que ambos cuentan con efectos antiinflamatorios y calmantes, mientras que la leche tiene componentes antibacterianos e hidratantes que limpiarán tu piel y la humectarán.

Prepara esta mascarilla con 1 cucharada de harina de avena, 1 cucharada de miel orgánica y medio vaso de leche fría.

Mezcla muy bien todos los ingredientes y aplícatela. Al pasar 15 minutos retírala con agua tibia o fría, y ya por último, puedes utilizar una crema hidratante.

4.      Agua de rosas

Muchas personas optan por el agua de rosas para calmar las rojeces de su piel, un producto muy utilizado porque es refrescante para la piel irritada, consiguiendo aliviarla y calmar las rojeces, además de que es muy buen como tonificante y antiinflamatorio.

El agua de rosas es muy recomendado para quienes sufren de acné y para sanar pieles irritadas, ya que ayuda a que puedan lucir una piel más suave, radiante y joven, porque también actúa contra el envejecimiento.

Con unas gotas de agua de rosas en un poco de algodón y aplicarlo en las zonas de tu piel que tengas rojeces será suficiente, y no tendrás que quitarla de él, porque la idea es que sea absorbido el producto para que cause efecto en él.

5.      Bicarbonato

Y finalizamos este post con un producto que seguro jamás pensaste que serviría para las rojeces de la piel, el bicarbonato de sodio, el cual es ideal para ello porque combate las impurezas, ayuda a limpiar la piel profundamente y alivia las irritaciones.

Utilizar el bicarbonato de sodio para calmar las rojeces de la piel es muy sencillo, solo tendrás que mezclar 2 cucharadas de este con media taza de agua mineral, mezclarlo muy bien hasta que tengas una pasta homogénea.

Después deberás aplicarlo en las zonas que tienes enrojecidas para que actúe durante unos 15 minutos. Al pasar ese tiempo retira la mezcla con abundante agua y listo.