Pasa unos días mágicos en Omán

oman

Desde el buceo y los fuertes antiguos hasta los campamentos extraordinarios en el desierto, Omán debería estar en la parte superior de tu lista de viaje para 2017.

¿Por qué viajar a Omán?

Unas vacaciones de playa en Muscat deben encabezar la lista de deseos de un viajero sofisticado, pero Omán es también el lugar de ir para el buceo, la caza de fósiles, campamentos del desierto, visitar los fuertes antiguos y la incubación de tortugas.

La espectacular diversidad de paisajes se traduce en innumerables aventuras posibles.

Omán es la Arabia auténtica

La rica herencia de Omán como puesto de comercio clave crea un sentido de orgullo en la cultura antigua sin que el desarrollo estorbe con su magnificencia. Las ciudades conservan los encantos tradicionales y los valores beduinos y la gente transmite calidez en especial si te apetece un café kahwa fuerte, con sabor a cardamomo.

La cocina local sirve la historia en un plato: las especias del comercio del mar con la India añaden picante a las carnes a la brasa y las frutas en conserva de la Península Arábiga.

Una tierra de diversidad

Desde el paisaje del desierto hasta el exuberante sur verde con sus plantaciones de fruta y fauna, como el oryx y gacelas, Omán cuenta con una topografía excepcionalmente diversa para los amantes de la naturaleza. Tiene la montaña más alta de la península, así como ciudades encantadoras, mar reluciente, cañones y fiordos.

Aventuras asombrosas

Contempla la belleza del desierto en Wahiba: dunas hermosas, caminatas en camello y camping bajo el cielo nocturno estrellado.

En las montañas puedes caminar a lo largo de los caminos o pasear en burro, caminar río arriba y localizar fósiles. Las aguas prístinas de Omán ofrecen algunos de los mejores buceos del mundo.

Enamórate de Omán

Los retiros románticos vienen en formas lujosas, como por ejemplo, el Chedi Muscat es un elegante santuario frente a la playa, Al Baleed Resort en Salalah tiene jardines tropicales, playas y lagunas, el espectacular Shangri-La Barr Al Jissah Resort parece que se ha burbujeado fuera de una roca.

No puedes dejar de visitar Salalah

La exuberante capital verde de la provincia de Dhofar meridional está rodeada por el aroma de incienso, producido desde la antigüedad por la resina de ciertos árboles.

Salalah abunda en sitios arqueológicos, plantaciones de frutas y vida silvestre, como el oryx, gacelas y aves migratorias. También es una zona increíble para ver ballenas jorobadas y ballenas azules.

Musandam

Separado del sultanato por los Emiratos Árabes Unidos, este enclave oculto de fiordos escarpados, aldeas en las colinas y playas desiertas es perfecto para una escapada de mil y una noches de estilo árabe.

Puedes experimentar un crucero, ver delfines y buceo en los arrecifes de coral. No puedes dejar de explorar el fuerte de Khasab y admirar pinturas rupestres prehistóricas y disfrutar de la relajación del spa.

Muscat

Con una política de no rascacielos y una historia comercial que se remonta a milenios, la capital de Omán conserva el corazón y el alma como una ciudad portuaria conocida por sus dátiles y el pescado.

Para una fascinante cápsula del tiempo de la historia de Omán, el Museo Nacional muestra 12.500 artefactos que datan de la era prehistórica.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published